jueves, 30 de octubre de 2014

LAMPARA DE PLASMA

Las lámparas de plasma son un despliegue visual de un fenómeno muy especial, la ionización de los gases, al cual se le llama plasma. Estas esferas de cristal están llenas de una mezcla de gases no reactivos como el helio, neón y kriptón que reaccionan ante la electricidad trasmitida por un electrodo, es decir, la esfera más pequeña que puede observarse al interior de la lámpara.

¿Cómo funciona?

La aplicación de la tensión inicial a través de la fuente de alimentación crea un voltaje oscilante secundario sobre el electrodo. Esto crea un campo electromagnético alternativo que mantiene a los electrones libres de moverse en el interior. Como los electrones obtienen energía suficiente para romper con el electrodo central, aceleran debido al campo electromagnético y la energía que ganan. Las líneas de plasma se crean cuando los electrones se mueven alrededor y ionizan el gas. La luz que emana de una corriente de plasma es el exceso de energía de los átomos que regresan a un estado de menor energía a un estado excitado. El color de la luz depende del gas en el interior del globo pudiendo ser entre rosa y azul, y algunas veces, verde.

Ejemplo de experimentos:

Un experimento fácil de hacer cuando estás cerca de una bola de plasma es colocar la mano sobre el cristal. Al tocar el vidrio se altera el campo eléctrico de la bola de plasma y causa una corriente de plasma que se extiende desde el electrodo central hasta el punto que toca tu mano. Otro experimento fácil es mantener una lámpara de luz fluorescente cerca de una bola de plasma. El campo eléctrico que rodea a la bola es lo suficientemente fuerte como para excitar el gas de mercurio dentro de la bombilla y hará que la lámpara encienda.

Inicialmente desarrollada y patentada por Nikola Tesla (el llamado "tubo de descarga de gas inerte"). Tesla estaba estudiando los efectos de la corriente de alta frecuencia que se descargan en baja presión de los gases contenidos en un tubo de gas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario